sábado, 31 de diciembre de 2016

¡Te esperamos!




Y como diría Mafalda, ¿por qué en este año que viene no iniciamos la tan postergada construcción de un mundo mejor? ¿eh? ;)

viernes, 16 de diciembre de 2016

Ningún sitio al que huir



Y mientras tanto, en un país que se llama Sur Sudán ( aunque por ser el más joven del mundo todavía no aparece en muchos mapas) Nyajima de siete años sigue pensando en el momento en que los soldados llegaron a su poblado, donde cada día se acercaba más el enfrentamiento. 

 "Mataron a mucha gente de nuestro poblado -dice- los soldados nos robaron la comida y no nos dejaron más que nuestras ollas. Así que las cogimos y empezamos a caminar hacia el campo de protección civil. Antes vivíamos en una casa hecha de bambú, ahora vivimos en una tienda hecha de plásticos." 

Los niños son las grandes víctimas del conflicto: 17000 de ellos han sido reclutados por fuerzas armadas y otros grupos que buscan niños soldados para alimentar un conflicto que lleva en activo desde 2013; otros 14000 constan como desaparecidos o solos y más de 2000 han sido asesinados o mutilados. 

 "Antes del conflicto mi vida era muy buena" dice Bol, de once años "Pero vinieron las fuerzas gubernamentales a mi pueblo, en una isla de Leer, donde vivía. Nos obligaron a ir al agua hasta la barbilla y a mi hermano pequeño lo mataron. Me separaron de mis padres y todavía no saben dónde estoy" 

 Bol pudo escapar gracias a la intervención de un soldado mayor. "Dispararon a mi hermano. Yo estaba llorando y entonces uno de ellos me puso la pistola en la cabeza, pero un hombre mayor le dijo que qué hacía matando niños, así que me dejaron ir y en vez de matarme, robaron mis vacas" 

La noticia en inglés aquí

jueves, 1 de diciembre de 2016

Inclinar el corazón



"Ser misericordioso es lo contrario de ser duro e implacable. Es tener la bondad de un corazón que no guarda sombra alguna de resentimiento contra quienes le hacen mal, sino que, al contrario, devuelve bien por mal, que es indulgente hacia la falta de los demás porque conoce el barro del que somos formados. 

 Es inclinar el corazón, tierna y caritativamente, hacia las miserias de los demás: hacia los tristes para consolar; hacia los ignorantes para aportar luz; hacia los necesitados para dar y curar… Acompañemos y consolemos a quienes nadie acompaña ni consuela». 

Charles de Foucauld
Related Posts with Thumbnails