jueves, 30 de junio de 2011

Nuevos Calvarios




Las montañas Nuba se encuentran en el sur de Kordofán, cerca de la ciudad de Kadugli y en el centro de Sudán. Su situación ha hecho que se convierta en una zona fronteriza entre el norte y el sur del país y, por lo tanto, en una zona caliente del larguísimo conflicto civil que se vive en Sudán. Como sabemos, este 9 de julio Sudán del Sur será proclamado un país independiente del Norte para que sea constructor de su propia historia y sueños. Las montañas nuba como ya se dijo, están en una zona limítrofe y eso hace que el norte esté interviniendo con violencia sobre el pueblo Nuba.

Gidel es un poblado situado en las Montañas Nuba, y las Misioneras Combonianas nos encontramos allá desde el 2003 realizando actividades de pastoral, educación, salud, y comunicación por la Radio. Hace dos meses la Madre General de nuestro Instituto Misionero visitó la zona y he aquí lo que expresa hoy al saber de los bombardeos y violencia que la población está sufriendo actualmente:

 
"Entro en la capilla y contemplo la imagen de Cristo con el Corazón Traspasado y delante de mí veo nuevamente los rostros y los ojos vivaces de los niños, de las chicas y chicos, de la bella gente de Gidel, en los Montes Nuba (Sudán). Hermanas y hermanos que he encontrado hace apenas dos meses y que hoy están llenos de terror y de lágrimas porque la paz insegura e indefensa ha sido crucificada y sus ojos se cierran bajo el influjo y miedo de las bombas.

Hemos recibido algunas fotos del hospital de Gidel que nos hacen temblar al mirarlas: brazos y manos amputados, profundas heridas en los cuerpos, quemaduras...Sobre estas hermanas y hermanos crucificados hoy se "mantienen fijos" los ojos de nuestras hermanas combonianas y del médico laico que allá se encuentran para curar a los heridos, vendarlos, lavarlos, tratando de aliviar sus dolores. Sobre el pueblo de Gidel no están los reflectores del mass media internacional porque está perdido en las montañas o quizá porque este pueblo no interesa tanto a los poderosos. Los testigos de esta tragedia, como hace dos mil años en el Calvario, son sólo algunas mujeres y hombres que permanecen ahí, cercanos al pueblo que ya de décadas sufre a causa de la guerra..."

Hay tantos rincones en el mundo que lloran por la paz, y Gidel es hoy uno de ellos. No podemos quedarnos indiferentes ante lo que esta gente está viviendo. Los pobres claman por justicia y paz, escuchémos sus gritos.

Lo hemos leido en la página de las combonianas de América

miércoles, 29 de junio de 2011

Esta lucecita mía


"Esta lucecita mía, voy a hacer que brille
¡que brille, que brille, que brille!

La luz que brilla es la del amor,
la que alumbra la oscuridad que te rodea
que brilla en mí y en ti
y muestra de lo que es capaz la fuerza del amor.

 
Así que voy a hacer que brille mi luz, lejos y cerca
que brille mi luz, reluciente y clara
y donde haya oscuridad, en cualquier esquina de este sitio,
voy a hacer brillar esta lucecita mía..."

martes, 28 de junio de 2011

No women, no peace



La campaña "No women, no peace" pretende conseguir que las mujeres sean incluidas en los procesos de paz de sus países. Las mujeres se llevan la peor parte en todos los conflictos: violaciones, abusos, violencia, pobreza y exclusión y, por si fuera poco, no se tiene su opinión en cuenta a la hora de establecer los porcesos de paz cuando, de hecho, muchas de ellas se implican activa y creativamente en la construcción de nuevas sociedades igualitarias y en paz.

¡Haz que la voz de la mujer se escuche! ¡apóyalas!

lunes, 27 de junio de 2011

Emergencia en Sudán


Nos llegan noticias desde Sudán y el peligroso momento que están viviendo, antes del 9 de julio (fecha estipulada para declarar la independencia del sur, tras el referendum de principios de año). Una de nuestras comunidades se ha quedado aislada, con tres hermanas y un médico para atender toda la zona en la que se están produciendo los ataques.

Ésta es la carta en la que el obispo pide nuestra oración para unirnos al pueblo sudanés y que vuelva la paz.

¡Únete!


Domingo 26 de Junio 2011

Jornada de ayuno y oración

“Cese el Genocidio de la poblacion Nuba, Paz en Sudan”
Queridos hermanos y hermanas en Cristo:

En nombre de mi gente de los Montes Nuba, pedimos a todos los Sudaneses presentes en cualquier parte del mundo, y a todos los fieles Cristianos de la Iglesia Universal, unirse a nosotros en esta Jornada de Ayuno y Oración.

Una vez mas nos toca enfrentar la pesadilla del Genocidio de nuestra gente, un último intento para eliminar de la faz de la tierra nuestra cultura y nuestra sociedad. Esta no es una guerra entre dos frentes armados, se trata de la deliberada voluntad de destruir totalmente nuestro modo de vivir y nuestra historia, como lo demuestra el Genocidio de nuestros hermanos vecinos de Darfur. Esta es una guerra de dominación y de exterminio basada en el terror del Gobierno de Sudán contra su pueblo.

Como el 9 de Julio se acerca, dia en que serà declarada la Independencia del Nuevo Sur Sudan, el presidente Omar Al Bashir, ha declarado al mundo entero, que la Sharia (la ley Islamica) serà la ley que regirà el Norte, negándose asì a reconocer la legitima presencia de una minoria Cristiana. Esto declara también su determinación a cancelar o ignorar nuestra herencia Cristiana que se remonta a más de dos mil años atrás, desde la historia del Eunuco Etiope, que provenia del actual Sudán (Cfr. Hechos 8, 26)

En estos dias se esta realizando un encuentro en Etiopia con los diferentes representantes de Sudán, de la Unión Africana y con otros exponentes internacionales para buscar nuevos caminos de paz que reconozcan el derecho a la supervivencia y a la prosperidad de los pueblos Musulmán y Cristiano en igualdad y justicia para todos.

Les suplicamos de unirse a nosotros con Ayuno y Oración para la solución de esta crisis.


Rev. Andudu Adam Elnail
Obispo de la Diocesis de Kadugli, Sudan

Radical





Hay quienes nacimos con el gen del blaco o negro, del dentro o fuera, del sí o no. Y tratamos de amoldarnos, bien lo sabe Dios, a soluciones más de andar por casa.  Ya sabes, tampoco hay que ser un radical. La cabeza se dispara tratando de encontrar una respuesta más comedida y razonable. Un ratico aquí, un ratico allí. Una cosita que se pueda hacer el tiempo libre, vamos. Que, después de todo, una nómina es un tesoro y no es de justicia no colaborar en el crecimiento de este nuestro país estancado. Tú siempre con la cabeza llena de pájaros, siempre en busca de la siguiente "cosa grande" en la que ocupar tu mente, tu corazón y todo tu tiempo. Creyendo que la vida es una sucesión de buenas frases de película o el estribillo de una canción. Bueno, el tiempo hará que te estampes con la realidad.


Radical, que eres una radical. Qué necesidad.

Supongo que otros no tendrán ese gen.
Pero, qué queréis que os diga, a mí me gusta ese rizo en mi ADN.
Me gusta estar bendecida con el don
de enamorarse hasta las trancas.
Porque, a estas alturas, voy descubriendo
que no hay otra forma de amar
ni de vivir
ni de seguir
ni de responder.

domingo, 26 de junio de 2011

Lo necesario de verdad




Hay veces que cuesta creer en lo que realmente se NECESITA debido a las circunstancias de la vida que te hacen flojear en la fe.

Cada persona va buscando su camino para realmente encontrar la felicidad. Tristemente hay gente que lo hace a nivel material: Un coche, unos estudios, un buen trabajo, ser una persona popular y relevante en la sociedad... De estas cosas materiales y perecederas, las personas hacen su becerro de oro, ocultándose inconscientemente su camino hacia lo que realmente lo que necesita. La fe.

A Van Gogh, su depresión le ''ayudó'' a realizar algunas de sus mejores obras, a mí mis peores momentos de la vida me han hecho comenzar mi búsqueda en lo que considero mi mejor obra... Intentar buscar la felicidad a través de Dios.

Como dije antes hay veces que la gente la intenta buscar a través de cosas materiales... Y yo como persona humana que soy también lo he intentado hacer, no consiguiendo nada más que insatisfacción personal y una falsa felicidad... Sentirme incompleto aun cuando más metas alcanzaba y llorar cuando únicamente estaba rodeado de mis pensamientos.

Ahora mi buena acción, consistirá en hacer las paces con uno mismo he intentar encontrar lo que realmente se necesita... Creer y obrar en lo que se debe y como se debe.

Jorge

sábado, 25 de junio de 2011

Inclinado a mi estrella



"Yo, inclinado de mi estrella, voy por la angosta senda de la caballería andante, por cuyo ejercicio desprecio la hacienda pero no la honra. Mis intenciones siempre las enderezo a buenos fines que son de hacer bien a todos y mal a ninguno.

- ¡Majadero! -dijo a esta sazón don Quijote-, a los caballeros andantes no les toca ni atañe averiguar si los afligidos, encadenados y opresos que encuentran por los caminos van de aquella manera, o están en aquella angustia, por sus culpas o por sus gracias; sólo le toca ayudarles como a menesterosos, poniendo los ojos en sus penas y no en sus bellaquerías."

Don Quijote de la Mancha
Miguel de Cervantes

Bebés


Ayer vi la película documental "Bebés", en la que se narra visualmente y sin ningún diálogo, la vida de cuatro bebés desde que nacen hasta que cumplen un año. Sus protagonistas son Ponijao, de Naminia; Bayar, de Mongolia; Mari, de Japón y Hattie de Norteamérica.

El subtítulo de la película es "Todo el mundo quiere a los bebés" y, la verdad, bastaba vernos a mis padres y a mí soltando nuestros "¡ooh!" tiernos y amorosos cuando veíamos a los cuatro bebés desenvolviéndose en sus bien distintos día a día, para dar por cierta tal afirmación. Y también cómo, a pesar de las diferencias de todo tipo que los rodeaban, los cuatro parecían disfrutar y asombrarse con aquello que tenían a mano. Cómo los momentos de intimidad entre madre e hijo se asemejaban hasta casi parecer calcos unos de otros.

A mí me sigue asombrando, incluso después de estar medio año en una guardería, cómo nuestras personalidades pueden verse venir desde que somos bebés. Bayar, el bebé de Mongolia, parecía un tipo esencialmente feliz, optimista y capaz de mantener la compostura se encontrara en mitad de las vacas o embutido en las mantas que le ponía su madre. Mari, la japonesa, no aguantaba la menor frustración y se enrabietaba cuando no conseguía lo que quería. Ponijao era sonriente y capaz de sacar provecho de cualquier situación. Y Hattie, reflexiva, despierta y sobrestimulada. Ponijao y Bayar tenían que buscarse las habichuelas por su cuenta, Mari y Hattie les bastaba mover una ceja para tener a toda la familia alrededor. Los dos primeros luchaban con hermanos mayores, las niñas eran hijas únicas. Pero para los cuatro, fue todo un esforzado logro ponerse de pie y dar sus primeros pasos.


Pienso también en todas las noticias que últimamente han llenado los telediarios de España: madres que han matado a sus bebés, a golpes, poco a poco o metiéndolos en el microondas. Como en los cuentos más tétricos y crueles de los hermanos Grimm. Y pienso, también, en todos esos niños que tienen que sobrevivir en familias para los que son un cero a la izquierda y los gritos son el pan de cada día.

Supuestamente..."todo el mundo quiere a los bebés".

viernes, 24 de junio de 2011

¡Fuera máscaras!




SHREK - Para tu información, los ogros somos muy diferentes a lo que creen.

ASNO - ¿Ejemplo?

SHREK - ¿Ejemplo? De cuerdo…ah…los ogros son como cebollas.

ASNO - ¿Apestan?

SHREK - ¡Sí! ¡No!

ASNO - ¿¡O te hacen llorar!?

SHREK - ¡No!

ASNO - Ya sé, si los dejas al sol, ¿se ponen marrones y les salen pelitos blancos?

SHREK - ¡No! ¡Capas! ¡Las cebollas tienen capas! ¡Los ogros tienen capas! ¡Las cebollas las tienen ¿Entiendes? ¡Ambos tenemos capas!

ASNO - ¡Oh! ¡Ambos tienen capas! Pero… No a todos les gustan las cebollas…


Quizás durante este mes me he vuelto un poco “cebolla”, poniéndome esas máscaras de las que hablábamos en la catequesis.

Tras la intensidad de la Pascua, esa relación íntima, profunda y constante que mantuve con Dios el primer mes, fue perdiendo fuerza. No porque la luz se apague, porque una vez Dios te enciende el corazón de verdad, es muy, muy difícil que esto se apague.

Pero sí, es cierto que las capas o las máscaras oculten esa luz. Y una vez que estoy inmersa en el ritmo de mi vida; con sus parones y lo horrible que me resulta la inmensidad del tiempo, o con ese otro ritmo trepidante y la falta de horas en mi día, acabes creyendo que esa luz ya no está, y recurras a tu máscara de autosuficiencia, de actitud distante o de simulada indiferencia para consolarte y justificar tus faltas, tus desencuentros con los demás, con Dios y contigo misma.

Pero la voz está ahí, la de la canción que me invita a mi éxodo personal de mi comodidad, que dice:

Tengo que escapar, tengo que arriesgar

¡Ay de mí si no lo hago…!

¿Cómo escapar de Ti? ¿Cómo no hablar?

Si tu voz me quema dentro…

 
Y así es. Que tu Voz ahí está en mi corazón humano, solo que con tanta capa y con tanta máscara suena muy bajito.

Pero, te sigo necesitando, Señor.

Sigo estando dispuesta a que toques mi corazón y lo hagas más carne y menos piedra.

Para que al situarme junto al hermano, junto al pequeñuelo, no de piedra al que pide pan.

María de la Fuente

jueves, 23 de junio de 2011

Mujeres del Evangelio




Éste es el primer artículo de la entrada "Las comboqué", en el que intento (a mi modo y desde fuera, desde mi pequeña experiencia con las combonianas) transmitiros quiénes son las mujeres que andan detrás de este blog, qué hacen y porqué. Espero que disfrutéis con ellos tanto como yo.

Bo Beatriz

Mujeres del Evangelio
  
“Mujeres enamoradas de Cristo Jesús, siempre en camino por las rutas de la misión, para ser las hermanas y compañeras de viaje de los últimos”
san Daniel Comboni


Uno de los aspectos que siempre me han llamado la atención de las combonianas son, precisamente, esos dos que une su fundador en una sola frase: mujeres enamoradas de Jesús y compañeras de los últimos. Y creo que entre esos dos cimientos pivotan todos los demás rasgos de la familia de las misioneras combonianas.

Las mujeres del Evangelio eran mujeres enamoradas. Jesús las había liberado del miedo, de la vergüenza, de la dominación y les había devuelto la posibilidad de tener un nombre propio. Para Jesús ellas también formaban parte del grupo de los discípulos y fueron las elegidas para ser las primeras en presenciar su Resurrección, cuando se arriesgaron a salir de madrugada de sus casas para ir al sepulcro y perfumarlo. Las mujeres estaban profundamente enamoradas, de ahí su valentía, su fidelidad y la necesidad que sentían de comunicárselo a otros (y más que probablemente, a otras, porque las mujeres de su momento eran las que sufrían una mayor opresión…al igual que ahora).

Las combonianas están consagradas exclusivamente a seguir anunciando la Resurrección en cualquier rincón del mundo donde aún no haya sido llevada la gran noticia. Y la noticia del Reino de Dios les corresponde, sobre todo, a los últimos. Hermanas y compañeras de viaje de los más pobres y abandonados de este mundo, lo que implica itinerancia (marchar allá donde más haga falta) y permanencia (compartir la vida del pueblo que las acoge…con toda la gama de colores que esto supone). Como mujeres del Evangelio, mostrar la maternidad de Dios, y como mujeres del Evangelio liberadas y sanadas por Jesús, llevar esa liberación a todas las mujeres que aún no lo han experimentado.

Cuando Comboni pensó en un ministerio plenamente femenino para la misión en África central, no está ideando un instituto sometido a los hombres en el que las mujeres se amolden a los patrones masculinos, o de mera colaboración. En absoluto. Para Comboni, el plan de regeneración para África se cimenta en el indispensable papel de la mujer africana. Por eso es urgente crear un ministerio para la mujer como madre, consagrada, maestra, misionera, europea, africana, árabe…o de cualquier país. Las combonianas no nacen como “colaboradoras” de los misioneros, sino con una misión propia e indispensable para África.



¿Cómo ser mujeres del Evangelio hoy? ¿Cómo seguir a Jesús…enamoradas, valientes y entusiastas por la vida que Él les hizo experimentar? Intentan aterrizarlo en los siguientes aspectos:


-Vivir la consagración a la misión en todos sus aspectos con el don de nuestra feminidad

 -Estimular la colaboración con las demás fuerzas de la Iglesia local en la complementariedad y reprocidad

 -Dar prioridad a la mujer en todas partes y en cualquier sector en el que trabajen, sobre todo porque:

* En las categorías de los pobres y de los oprimidos las mujeres con sus niños, están en gran mayoría.
 *El fenómeno de la esclavitud, hoy, repercute, sobre todo en la mujer
 *Es la mujer, en general, la víctima del fundamentalismo religioso, especialmente en algunas regiones del mundo islámico, incluida África
*Apuntando sobre la mujer se apunta sobre el mejor agente de evangelización de la familia y de la sociedad

Y para terminar, las palabras que Daniel Comboni escribió pensando en las misioneras que necesitaba para África, allá por 1878 en Jartum: “El Vicariato de África Central es el más vasto y laborioso de la tierra; aquí la obra de la Hermana es un sacerdocio. Allí donde están las Hermanas hay una misión sólida”.

Una radio que trabaja por la justicia


                                  


"¡Claro que rezamos, pero no sólo eso!", exclama sonriente Cecilia, misionera comboniana que vive en Sudán desde hace 12 años. "Tenemos que ser sobre todo una voz para la gente. Nos preocupa la sanidad, los derechos de las mujeres, los precios del mercado y todas las cuestiones importantes en la vida diaria".

La cifra de analfabetos en Sudán del Sur es elevada. Especialmente muchas mujeres nunca tuvieron la oportunidad de ir a la escuela. Por eso, los programas de radio suponen para ellas una ocasión de aprender cómo alimentar adecuadamente a sus familias o qué deben tener en cuenta durante el embarazo o el parto, pero también cuales son sus derechos.

Radio Bakhita emite desde 2006, primero desde un cubículo y ahora ya desde su propia sede, con un estudio de radio del que salen semanalmente 40 horas de programa. Y todos los días se habla a los oyentes de los problemas e injusticias sociales.

Cuando recientemente Radio Bakhita informó del derribo de una zona residencial pobre donde también vivía un vigilante de la emisora, las autoridades consideraron que había vuelto a traspasar la línea. "Amenazaron con el cierre por haber traspasado nuestro cometido", cuenta la hermana Cecilia, que en lugar de llevar hábito viste una falda y una camisa bordada. De su cuello cuelga un colorido collar con una sencilla cruz de madera. "Pero todo lo que afecta a la comunidad también es nuestro cometido. Aquí hay gente sin medios que llevaba 20 años viendo en el asentamiento y que no conoce otro hogar."


Cecilia, misionera comboniana de México

Un periodista del diario "The Citizen", editado en Juba, fue incluso golpeado cuando intentaba investigar sobre el derribo. Oliver Modi, de la asociación de periodistas de Sudán del Sur, señala que los intentos de intimidación a reporteros son especialmente preocupantes. Por el momento no existe ninguna ley de prensa en Sudán de Sur, que a partir del 9 de julio será un Estado independiente.

Y Radio Bakhita también quiere participar en los preparativos para el nuevo Estado. "Muchas personas aquí, en Sudán del Sur, creen que el 9 de julio se despertarán en el paraíso", dice pensativa la hermana Cecilia. "Pero nos queda un largo camino por recorrer".

Los años de la guerra civil trajeron mucha amargura, señala esta treintañera que ya se siente casi medio sudanesa. "Antes se trataba de sur contra norte. Ahora tendremos que ser un país con una identidad propia."

En los programas de debate de Radio Bakhita, que emite en inglés, árabe y las principales lenguas locales, se habla una y otra vez de cómo superar los conflictos étnicos, la solución a las disputas territoriales o la integración de quienes regresen desde el norte.

"Al final, lo más importante es que tengamos un futuro en paz", subraya la hermana Cecilia. "Ya tuvimos demasiado tiempo de conflictos."

Lo hemos leido en la versión digital del periódico La Vanguardia

Las nuevas Magdalenas de Palestina



Dicen los evangelios que Jesús sanó a María, la pecadora, de siete demonios que la atormentaban. Fue allá por Magdala, una villa al pie del lago Tiberíades, hace más de 2.000 años. A una hora larga del pueblo de la Magdalena (que ahora dicen los mapas que se llama Migdal y es suelo de Israel) reside hoy Randa, 38 años, dos hijos, palestina, musulmana, prostituta. En ella aún viven sus siete demonios: pobreza, analfabetismo, violencia doméstica, abusos sexuales, trata de personas, repudio familiar, enfermedades venéreas… Por poner siete. Lo que narra da a entender que son unos cuantos más los diablos que la rondan.

Su caso es uno de los que han servido de base para UN Women (la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres), cuyos expertos han redactado el primer informe sobre prostitución y sida en los Territorios Palestinos y Jerusalén Este, con unos 250 testimonios de trabajoras del sexo, proxenetas, clientes y personal sanitario. Es la radiografía de un desastre doble: el de la explotación femenina, oculta bajo patriarcados, dominación y hambre, y el de la enfermedad, desconocida, silenciada, obviada por opresores que sitúan su placer por encima de la seguridad y la dignidad de la mujer.



Sigue leyendo este imprescindible reportaje en Periodismo Humano

Camino de Santiago


Un pequeño grupo de jóvenes y misioneras vamos a hacer el Camino de Santiago del 3 de julio, por la noche, al 15 de ese mes. Todavía puede unirse alguien más.

Si estáis interesados en hacer el camino en silencio, oración y compartiendo la Palabra, poneos en contacto con la hermana Expedita expeditaperez45@yahoo.es

miércoles, 22 de junio de 2011

Ya nada me asombra



Tiken jah fakoly- Plus Rien Ne M'étonne-

Zarandeo



A partir de esta primera entrada iremos compartiendo con todos los que siguen el blog, las experiencias que los jóvenes han plasmando por escrito acerca de su relación con Dios durante este año. Empezamos con la de Lucía que dentro de un mes partirá a la misión de Mozambique...¡Gracias por compartir tu experiencia, Lucía!


Empeñada como estoy en preocuparme por mis incapacidades y debilidades, por los planes de mañana, muchas veces me niego a ver la promesa que Dios me hace cada día. Por suerte, siempre hay algún momento en el que me zarandea Dios: "¡Estoy aquí! ¿Te has olvidado de mí? Alégrate."

Y entonces algo dentro de mí empieza a saltar, y me siento como una niña pequeña, que salta de alegría...Y la vida se vuelve más sencilla.
Solo necesito que Él siempre esté ahí, y me zarandee de vez en cuando.

“Gracias Señor, porque hoy estoy viva.
Gracias porque hoy puedo ser feliz, no mañana, ni dentro de 10 años, HOY.
Hoy puedo “realizarme” como persona,
Enséñame a vivir el presente, a vivir intensamente
Cada minuto
Que me regalas.”

Lucía Fonts

martes, 21 de junio de 2011

Háblame de tu país

Desde la estupenda nueva página de Mundo Negro digital, nos llega la propuesta "Háblame de tu país". La que ahora se nos ofrece es la de Jared Ochieng Sewe que nos cuenta cómo es Kenia, su país.



¡Pa'lante!

No estábamos todos...¡ pero nosotros somos algunos de los que formamos parte de "Jóvenes en Misión"!


Como ya sabiáis por nuestros post-its en el blog, el de este fin de semana era el último encuentro del año de "Jóvenes en Misión". De octubre a junio hemos caminado juntos ahondando en nuestra fe, formación y deseos misioneros (que es lo que nos había unido en un primer momento). La Casa Provincial de las Misioneras Combonianas nos acogía una vez al mes y las hermanas Expedita y Elvira(que ya está en su nueva misión de Portugal), Rosario y Silvia preparaban el contenido de los encuentros. En cada encuentro se alternaban los momentos de oración, testimonios misioneros, cineforum, vigilias y compartir mesa, comida y conversación con las misioneras que viven allí o están de paso. Y este finde fue igual, pero especial...

El sábado por la tarde se unió a nosotros el padre Rafael Armada para compartir su recorrido vocacional y sus años de misión en Sudáfrica. Nos ganó a todos contándonos sus peripecias peregrinas y su proyecto de fin de carrera como ingeniero agrícola, pero sobre todo logró entusiasmarnos con su pasión y admiración por Sudáfrica, un país que lucha por superar el terrible apartheid que dividió a una nación en blancos y negros, ciudadanos de primera y segunda categoría. Le siguió una animada charla en la que todos preguntamos, apuntamos y compartimos sobre los valores africanos y occidentales, la vida como misionero y cuestiones religiosas. Optimismo, ilusión, humildad y alegría serían las palabras para describir al padre Rafa. ¡Ojalá pueda unirse a nosotros por más tiempo el curso que viene!


La vigilia la preparó Silvia, de la comunidad de Granada, a través de los textos que fuimos mandando las semanas anteriores. En ellos tratamos de reflejar cómo había sido nuestra relación con Dios durante este año, qué poso se quedaba en nuestro interior, qué retos se nos presentaban, porqué queríamos dar GRACIAS y, sobre todo, compartir con los demás la experiencia de un Dios que se acerca a cada uno de nosotros con una ternura infinita y nos invita a salir de nosotros mismos para llevar la Buena Noticia a todos los rincones del mundo. La canción elegida para resumir el mensaje de ánimo, gratitud y ánimo para seguir en este camino fue una de Alberto Plaza...¡Pa'lante!


El domingo se presentaba muy intenso y especial, sobre todo para los cuatro componentes del grupo que parten para Mozambique este verano. Después de una oración en el jardín de la casa, entramos para que Rosario nos ofreciera sus siempre sorprendentes y reveladoras explicaciones sobre los textos bíblicos. El elegido para ese día fue Mateo 25, 31-46 ("¿Cuándo, Señor, te vimos hambriento y te dimos de comer?"). Rosario centró la atención en la dualidad que siempre remarca el evangelista entre hipócritas y sinceros, entre el exterior y el interior en nuestra relación con los demás y con Dios. ¿Cuántas máscaras nos hemos construido para enfrentarnos al mundo?¿cómo podemos relacionarnos con los demás, si continuamente mostramos al personaje y no al verdadero "yo"? Cuando verdaderamente nos encontramos con un Dios que nos ama apasionadamente resulta imposible seguir manteniendo la máscara:

"La exterioridad vacía y sus relaciones de apropiación han perdido su poder de seducción y han dejado al descubierto sus trampas. El que retorna a ella después de haber estado "en el lugar del Hijo", lleva grabadas en el corazón "las marcas de Jesús" que hacen de él un hijo y hermano. En contacto con el Padre ha saboreado lo que es una relación de alteridad y ese encuentro es el que va buscando ahora."

Después de la oración personal y compartir sus frutos con el grupo, llegó el momento de hacer un pequeño gesto con el que las hermanas nos "enviaban" a anunciar el Amor de Dios en la misión que cada uno tenía encargada: ya sea en Mozambique o en nuestra propia ciudad. Se nos entregó a cada uno una cruz realizada en la misión de Marsabit, Kenia, donde también se encuentran las misioneras combonianas. Aún nos faltaba acudir al envío que la Diócesis de Madrid celebraba en la parroquia del Sagrado Corazón donde, junto a decenas de jóvenes, serían enviados por la Iglesia a sus respectivos destinos misioneros este verano. De esta forma nos uníamos como grupo a toda la Iglesia, sintiéndonos parte de ella.

Y con el almuerzo en comunidad, dábamos por terminado nuestro recorrido misionero de este año. Creo que en todos nosotros se mezclaba la tristeza por lo que se iba, el agradecimiento por todos los fines de semana compartidos, la ilusión y los nervios por la inminente partida a Mozambique de algunos y la felicidad de sabernos afortunados por los lazos de unión y amistad que se han ido tejiendo entre los que formamos parte de esta aventura.

¡Palante, palante con fuerza
todo se puede lograr!
levanta bien la cabeza
y mira alegre al futuro
porque algo bueno vendrá

¡Palante, palante camina
no te detengas por ná!

Palante, palante con fuerza
que así se hará realidad
el sueño que andas buscando
esa promesa de vida
amor y felicidad







Desplazados en Sudán



Ayer se recordó a todos los refugiados y desplazados que tienen que salir de sus hogares por la violencia, el hambre o la persecución política. Las combonianas han querido participar en la difusión de esta situación a través de la radio. La encargada ha sido Expedita Pérez, que durante ocho años convivió con ellos en Sudán.

Puedes escuchar su testimonio, y el de otros misioneros, aquí:

viernes, 17 de junio de 2011

¡Yeah!



Daniel, religioso marianista, nos regala su nueva creación musical. Esto es lo que nos cuenta:

"Aquí te presento un nuevo tema de rap, se títula YEAH. Es la onomatopeya que no dejarás de gritar tras escucharlo. Está inspirado en la actitud de búsqueda y apertura a Cristo de Zaqueo (Lc 19, 1-10). Espero lo disfrutes en tus cascos este verano. ¡Difúndelo!, es evangelio viral"

Descargar Yeah – smdani.mp3

Bien,
mi nombre es Daniel, y si me buscas en la Red:
smdani, check it once again
he subido a este escenario pues estoy buscando
azí como Zaqueo se subió a aquel árbol
y miro atentamente si Él está entre vosotros,
alguno pensaréis que este menda está loco
pero te juro que está vivo y vive entre nosotros,
se llama Cristo, y si confías podrás ver su rostro.
Si tú también le buscas, si tú también le esperas
a la de tres conmigo que se te oiga grita YEAH
¡1, 2, 3, YEAH!

Vine aquí no para ganarme un sueldo,
vine aquí no para engordar mi ego,
vine aquí no para ser un mono feria
aunque de curiosos seguro está llena esta audiencia
vine aquí sin la medalla de popstar,
pues te lo digo ya yo no sé cantar
vine aquí como uno más, como él o como ella,
y como tú, vine buscando al Alfa y la Omega.
Y así Señor la vida vivo,
encaramado a tantos árboles, de tu amor yo soy testigo.
Espero el día en que a mí te acerques
me llames por mi nombre y en mi casa te hospedes
cuanto tengo y cuanto soy te ofreceré
y de tus labios estas palabras escucharé
“el Hijo del Hombre a salvar ha venido
lo que los justos y entendidos creían perdido”
Una vez más Daniel haciendo más de su rap,
invitándote a buscar, dejarte encontrar.
Si tus pecados de Dios te han alejado
él sana tus heridas, el Reino a ti ha llegado.
Déjate ver, busca su mirada,
y cuando al fin te mire y cuando al fin te llame, ábrele tu casa,
no tengas miedo si él te llama por tu nombre
la salvación se anuncia de los labios del Hijo del Hombre.

lunes, 13 de junio de 2011

Mi experiencia en el Hogar "Jesús Caminante"




Patricia nos cuenta cómo, junto a su marido, se ha dejado "tocar" por el Hogar de Jesús Caminante y la gente que acude allí. Éste es su relato:

"Jesús Caminante” es un hogar para gente de la calle. Desde hace 3 años acudimos Pablo y yo los sábados (mínimo 2 al mes) a colaborar aunque recibo más que doy. El hogar me ha ayudado mucho a comprender a estas personas que a menudo nos encontramos por la calle y que nos hacen sentir más miedo o temor al daño que podrían causarnos, que dolor por ver en ellos a Jesús sufriente. Personas cuya presencia en nuestras calles nos desagrada por el mal efecto estético, y a las que muchas veces miramos pero no vemos, oímos y no escuchamos. Diría incluso personas a las que se les ha negado su dignidad. Esta experiencia me hace preguntarme ¿cuantas veces dejo de ser buen samaritano?¿cuantas veces paso al lado de estas personas y mi mirada no es compasiva, o no es esa mirada llena de ternura que tantas veces Jesús dirige en el evangelio, y que incluso la emplea día tras día conmigo? ¿cuantas veces paso de largo? (Lc 10, 25-37) .

El hogar “Jesús Caminante” me ayuda a enamorarme más de esa obra de Dios que es el ser humano. Detrás de cada una de estas realidades, tristes muchas de ellas, por no decir que todas, encuentro unas personas cuyas carencias mas básicas, una vez resueltas las vitales, son las de sentirse amado y escuchado. Se encuentran desde personas cuyas familias les abandonaron en su infancia, a personas que por circunstancias han perdido su trabajo, su casa, su familia y se han visto sin razón lógica en la calle. Una llega a comprender que la supervivencia es básica cuando se vive al límite. La vida en la calle sin poder cubrir las necesidades mas fundamentales, les hace adquirir enfermedades de lo mas extrañas, les hace sentirse vulnerables, desprotegidos, desamparados, desconfiados. Pero seguramente, por mas que piense y trate de ponerme en su lugar, jamas podré saber la dureza de su experiencia puesto que no la he vivido, y hay cosas que a no ser que se vivan, no se conocen. Sin embargo, puedo acercarme a su realidad, hacerme eco de su sufrimiento. Pienso en estas personas y recuerdo que: “...vosotros sois templo de Dios vivo...” (1Cor 3, 16-23); también ellos lo son.

Me cuestiono y siento que no puedo quedar indiferente, que mi ser católico va mas allá de ser una buena madre para los hijos que Dios me de, mas allá de ser una buena esposa. Recuerdo la cita que dice: “Os aseguro que cada vez que no lo hicisteis con uno de éstos, los humildes, tampoco lo hicisteis conmigo" (Mt 25,31-46) y entiendo que, para mi, estar enamorada de Jesús pasa por algo mas en el día a día. Y por supuesto, esta experiencia hace que me sienta agradecida a Dios por cada una de las cosas que tengo cada día, desde la ropa limpia, la ducha, el agua, la posibilidad del aseo diario, el calor de hogar...y un sin fin de cosas mas.
Patricia lo ha subido a su blog "Por un mundo feliz"

Desnuda de todo lo criado



"Acuérdese con qué aliento comenzó a servir a Cristo, y no se detenga agora en el camino; mas desnuda de todo lo criado, a Aquel solo encierre en su corazón, que la tiene a ella sellada en el suyo"

San Juan de Ávila

 
El jueves fue mi último día en secretaría. Se acabó el séneca (programa de la Junta para asuntos administrativos de Educación), las fotocopias, las llaves, las montañas de papeles, atender el teléfono. Y con ellos, todos los que cruzaban a diario el umbral de la puerta: madres, bebés, amigos, desconocidos, vecinos, ilusionados, desesperados, desesperanzados, entusiastas, con el corazón roto y con el corazón rehecho a base de tiritas, novatos, expertos, mentirosos, sinceros, cuerdos y locos.

Estos últimos meses en Sevilla han supuesto mirarme al espejo y encontrarme con que la imagen que intentaba proyectar sobre mí misma no era del todo real. Mis muecas de incomprensión y desprecio ante una realidad que ni entendía, ni amaba. Toparme con que el dinero y la seguridad me importaban mucho más de lo que pensaba. Asistir aterrada a los zarapazos de algún monstruo que creía desterrado.

Pero también, y por encima de cualquier otra circunstancia, he sido feliz gracias a todos los que cruzaron aquella puerta. Por mi comunidad de Jesús-María, por los amigos, por la gente de La Providencia, de Jesús Obrero y del Arrupe, por Sevilla, por los niños y por las mujeres, por todos los que empujaron para que lo que traíamos entre manos saliera adelante.

Me cuesta mucho dejar Sevilla. Mucho. Mucho. Por lo que suponía esta ciudad para mí antes de venir y por lo que se ha convertido en estos meses. Porque me encanta en todos los sentidos, pero más que nada en el sentido preciso de los amigos que dejo, los proyectos a medio hacer y que ya intuyo en qué pueden convertirse en octubre, por la vida en comunidad, por el Dios que se me ha revelado.

"Desnuda de todo lo criado", tengo que abrirme y exponerme de nuevo a lo que viene. Y, una vez más, sin ninguna perspectiva de éxito o de utilidad. Como cuando me vine a Sevilla con la maleta. No sé qué me deparará el otoño, ni con qué batallaré, ni ante qué me rendiré. Pero confío en que se produzca de nuevo el milagro y tenga que cerrar la puerta a regañadientes, porque no quiera marcharme.

miércoles, 8 de junio de 2011

El Contrato: Yo Acepto

Caravana por la Paz y la Justicia



Las Misioneras Combonianas nos unimos a esta intención por la Paz. Deseamos que todas las iniciativas organizadas para mejorar la vida pública en México tengan éxito y sean escuchadas por las autoridades gubernamentales. 

¡Basta de sangre derramada por nuestras calles! 
¡Que cese la violencia! 
Que reine el amor, la justicia, la verdad, la paz y la alegría.


“Si un día amanezco muerta, gracias porque me voy con mis hijos”, espetó desgarradamente Bibian Echevarría desde la plaza principal de Durango, al norte de México. Sus tres hijos, Luis, Hugo y Miguel, de 27, 22 y 20 años, salieron a divertirse y  fueron asesinados. La única explicación: “Señora, disculpe, sus hijos eran buenos, fue una confusión”.  Una “confusión” que permanece en la impunidad, a la sombra de la guerra contra el narco implementada por el presidente Felipe Calderón que ya ha acabado con más de 40.000 personas, desde 2007, la mayoría de la edad de Luis, Hugo y Miguel.
 
Sigue la caravana por la Paz y la Justicia en México en Periodismo Humano y en el blog de las Combonianas en México

martes, 7 de junio de 2011

Desofuscadores




Yo me ofusco. Me ofusco con sofistificación. Me ofusco racionalmente. Me ofusco disimuladamente. Pero me ofusco. Y cuando me ofusco, no pido ayuda: tan sólo salgo corriendo sin dirección, como en las mejores canciones de Los Secretos. A veces, cuando me ofusco, sale a pasear mi monstruo particular y se lo come todo. Y ahí, ni mis racionalidades, ni mis lecturas, ni mis paseos interminables sirven para nada.

Por suerte, Dios creó también a los desofuscadores.

Yo he encontrado muchos en mi vida. Y estoy convencida de que nunca han llegado por casualidad, sino en el momento justo. Cuando un desofuscador se sienta conmigo, las sogas parecen ahogar menos y van aflojándose casi sin que me dé cuenta. A veces es la frase menos importante, o la que han dicho con más descuido, pero es ésa la que enciende el interruptor. Otras, me da la sensación de que ponen mis distorsiones en orden, como si fuera un mago colocando los cubiletes de colores sobre el tapete de la mesa. O me recuerdan (qué desmemoriada soy cuando me ofusco) de dónde vengo y porqué estoy aquí.

Por suerte, Dios creó a los desofuscadores para que nunca olvide de dónde vengo, porqué estoy aquí y hacia dónde voy.

Por suerte, Dios sabe qué necesitamos cada uno.

lunes, 6 de junio de 2011

No te detengas




No te detengas nunca
cuando quieras buscarme.
Si ves muros de agua,
anchos fosos de aire,
setos de piedra o tiempo,
guardia de voces, pasa.

Te espero con un ser
que no espera a los otros:
en donde yo te espero
sólo tú cabes. Nadie
puede encontrarse
allí conmigo sino
el cuerpo que te lleva,
como un milagro, en vilo.
Intacto, inajenable,
un gran espacio blanco,
azul, en mí, no acepta
más que los vuelos tuyos,
los pasos de tus pies;
no se verán en él
otras huellas jamás.

Si alguna vez me miras
como preso encerrado,
detrás de puertas,
entre cosas ajenas,
piensa en las torres altas,
en las trémulas cimas
del árbol, arraigado.
las almas de las piedras
que abajo están sirviendo
aguardan en la punta
última de la torre.

Y ellos, pájaros, nubes,
no se engañan: dejando
que por abajo pisen
los hombres y los días,
se van arriba,
a la cima del árbol
al tope de la torre,
seguros de que allí,
en las fronteras últimas
de su ser terrenal
es donde se consuman
los amores alegres,
las solitarias citas
de la carne y las alas.

Pedro Salinas

domingo, 5 de junio de 2011

El chico de ningún lugar


El sábado me fui a ver al cine "Nowhere boy": le debía esta película a mi pasado adolescente. Cuando entré en la sala, sólo había dos chicas de 4º de secundaria. Las escuché hablar, enternecida, de qué iban a ser de mayores. Una pretendía ser publicista para hacer anuncios como los del Pato Willix y Aquarius; la otra, traductora porque quería viajar mucho. Sus razones para estar viendo a las seis de la tarde una película sobre John Lennon no me hacía falta escucharlas: cualquier adolescente que se precie de serlo debe pasar por la gripe de la beatlemanía. Y para mí, que ya paso del cuarto de siglo, era un ejercicio de nostalgia en toda regla y un homenaje a mis años de soñadora empedernida, enamorada de Ringo Starr.

A lo largo de la película, además de despertarme unas ganas de bailar rock&roll y hacer el cafre terrible, me maravillé de este John Lennon de diecisiete años que se empeña en sobrevivir a través de la música, de su confianza arrogante y de su fragilidad, de su rabia y su ternura, de su estupefacción ante lo que le rodea, de esa energía que le salía a borbotones por la boca y los dedos.

Y el momento magistral del que no puedo dejar de dar cuenta. John encerrado en el baño del instituto con un puñado de inadaptados como él. Les anuncia que van a formar un grupo de música, cuando ninguno de ellos sabe tocar ningún instrumento. Uno de ellos replica: "¿Y si el grupo es una mierda?" y Lennon le espeta: "Eso no importa, lo principal es que yo os he elegido". Y, efectivamente, lo importante no es que  sepan o no tocar, sino que alguien se ha fijado en ellos y está determinado a que cumplan la misión.

¿Os suena a algo?


Atráeme y correremos



'Atráeme y correremos' Cant 1,4

Me asomo a la ventana. Parece que todo va a romperse. Cojo aire y el aire me araña la garganta. Y sólo pido, una vez más: atráeme con toda la violencia de la que seas capaz. Atráeme con toda la ternura que se te ocurra. Atráeme. Que yo no tenga nada que hacer, tan sólo rendirme. Bajar los brazos. Que te alimentes de mi indómito orgullo. Atráeme, llámame sin que yo sepa cómo, llévame hacia Ti.

Atráeme y...correremos.
Hacia cualquier lugar.
Correré la carrera hasta el final.
Atráeme y correremos.
Hacia cualquier lugar
en el que quieras que éste.

Ane Brun – Do You Remember

viernes, 3 de junio de 2011

¿Sólo Dios me basta?



Hoy en la oración de laudes hemos utilizado el Rezando voy y la canción que introducía el Evangelio era la plegaria de Santa Teresa de Jesús, tan conocida, de "Nada te turbe, nada te espante, sólo Dios basta".

Esa frase, "sólo Dios basta", siempre me ha producido mucha desazón. Me miro a mí misma y puedo responder rápidamente que a mí no sólo me basta Dios, sino que ando la mayor parte del tiempo angustiada por el qué comeré y vestiré, llena de preguntas y autosuficiente, olvidando con demasiada facilidad que lo que de verdad deseo (¿lo deseo de verdad?) es que Él sea mi centro y todo lo demás quede girando en torno a esa intimidad, lo más recóndito y luminoso de mi ser.

¿Sólo Dios me basta? Si sólo Dios me bastara, la alegría sería inagotable y los que están a mi alrededor se verían contagiados por ella. Si sólo Dios me bastara, las preguntas me sobrarían. Si sólo Dios me bastara, la confianza inundaría cada resquicio de mi día a día.

miércoles, 1 de junio de 2011

Espíritu Santo, ven


Con algunas de las mujeres visitando una exposición de arte

Sevilla. Cinco de la tarde. La mañana en secretaría ha sido de locos. Atravieso el descampado preguntándome quién demonios me mandaría a mí estar metida en estos berenjenales (sí, yo también sé la respuesta, pero  me lo pregunto siempre en semejantes circunstancias y no cuando se está al fresquito en el templo) y cómo me gustaría estar tomándome una coca-cola congelada.

Damos clase en un aula prefabricada que está en el patio de la parroquia. Aquí las llaman "caracolas", que es algo que me hace mucha gracia y que creo que le da un puntito poético al asunto. Cuando entro, las mujeres están sacando sus cuadernos y poniéndose al día de las últimas novedades. Muchas son gitanas y tienen  entre cuarenta y sesenta años (aunque hay algunas más jóvenes)  y todas están allí porque hace un año o dos no sabían leer ni escribir. Todas han venido andando al solajero. Las dos horas las paso con Mari, Adelaida y Pili. Un rato haciendo dictado, escritura libre, ejercicios para ejercitar la memoria y, por último, unas cuantas cuentas. La verdad, es que siempre me río un montón con ellas y me sorprende la sencillez con la que aceptan que una pipiola como yo les enseñe algo o les corrija.

A las siete menos cuarto, recojemos los cuadernos y el material y nos preparamos para hacer la oración. Son sólo diez minutos, supuestamente. Esta vez me tocaba llevarla a mí. Últimamente, el Espíritu Santo está haciendo horas extra conmigo, así que pensé que sería bueno dejarlo rodar por la mesa y preguntar qué era aquello del Espíritu para ellas y reflexionar juntas con el testimonio de un político pakistaní que asesinaron el año pasado por defender a los más pobres de su país. Se creó un silencio y una escucha muy especial...aunque muchas manifestaron que ellas nunca serían como Jesús y que después de haber sufrido tanto, y arrastrar tanto a sus espaldas, dudaban mucho de que Dios estuviera realmente con ellas. ¿Se había presentado alguna vez ante ellas?¿había hecho caso de sus peticiones? Estaban cansadas de pedir y no escuchar ninguna respuesta, ¿quién puede hablar con Dios?Jesús sí, porque como Él no hubo y habrá ninguno más, pero...¿ellas?

Intenté transmitirles mi convicción de que ellas también eran mujeres que estaban dando la vida por su familia y que si aún estaban allí, reunidas, aprendiendo, esforzándose, comprometiéndose, y no encerradas en sus casas llorando por sus historias...era porque el Espíritu las había impulsado hacia delante. Ninguna de ellas era una perdedora, ni una cobarde porque el mismo Dios era el que las guiaba para no rendirse.


"Espíritu Santo, Señor que das la vida,
abre mi corazón.
Hazme buscar y acoger tu verdad.
Sin miedo"


Rezamos esa pequeña oración al final, todas juntas . Y hasta Marcelina, que siempre, siempre, siempre comenta que está enfadada con el Señor, em miró y me dijo: "A ver si es verdad eso del Espíritu, que a mí me hace mucha falta con todo lo enfadada que estoy con el Señor..." Y yo deseé otra vez que hicera las paces, porque Dios está deseando que se deje abrazar...

Escuchar al pueblo y responder





En Haití, cada día es un acontecimiento, pero queremos destacar algunos que han marcado mucho más nuestro caminar como Comunidad Intercongregacional Misionera (C.I.M).



Otro motivo de fiesta en este mes ha sido el  encontrar una casa de acogida para WATSON, el pequeño del campamento de Automeka sin padre ni madre.  El día 2 de mayo, celebrando también el cumpleaños de la hermana Ceci, acompañamos a Watson hasta una localidad cercana a Puerto Príncipe en el que una Asociación fundada por una religiosa haitiana y que murió asesinada hace un año por un atracador en el barrio de City Soleil, acoge a niños huérfanos, abandonados y de padres campesinos que no tienen la posibilidad de estudiar. Hasta ahora Watson está muy bien, adaptándose a la nueva realidad,  contento por tener casa y comida. Para Ceci fue una manera muy peculiar de celebrar su cumpleaños: dispuesta a hacer realidad, una vez más el regalo de su presencia en Haití y el evangelio motivador de su entrega: “Todo lo que hicisteis con mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicisteis” Mt. 25,40

En medio de todo esto existen signos de vida y resurrección como el ver a jóvenes de los campamentos de Automeka y Henfrasa, a quienes acompaña Marlene, que participen activamente en reuniones con otros jóvenes de grupos que llevan los Novicios Jesuitas con motivo del Día Internacional de la Juventud. Dos días de jornada.  Y la puntualidad, la  participación activa, la alegría… fueron la tónica que vivieron. Y casi era imposible pensar que esos jóvenes limpios, bien arreglados (algunos de ellos con ropa y zapatos prestados), fueran los jóvenes que vemos cada día en medio de la miseria y suciedad de los campamentos. Conmovía ver sus pieles resecas, agrietadas, alguno hasta con eczemas, pero sintiéndose felices y normales al compartir con otros jóvenes de su edad, manifestando que la pobreza es una circunstancia posible de superar y no es impedimento para sentarse a compartir con el otro que vive tu mismo ideal. 

Como C.I.M. vivimos esta realidad con cierto sentimiento de tristeza e incertidumbre. La gente que vive en los campamentos “espera” que se le resuelva su problema. El tiempo va pasando y ya es algo inexplicable cómo, desde el gobierno, no se tome ninguna decisión para que miles de personas recuperen su dignidad viviendo en condiciones a las que todo ser humano tiene derecho. Con la gente del campamento “Palé del Art”, más de 380 familias, estamos con el “sin vivir” cada semana pues el propietario les exige que salgan de su propiedad. Para quien verdaderamente no tiene un lugar donde ir, esto es un drama que le consume y afecta. ¡Y nosotras no podemos quedarnos insensibles ante el dolor de una madre con 3 y 4 hijos y que prácticamente se quedaría en la calle!  

 Desde el mes de noviembre estamos arrastrando esta situación de inestabilidad y de vacío en el gobierno. A primeros de abril se hizo pública la decisión de que el nuevo Presidente de la República sería Michel Martelly, un cantante conocido por el pueblo pero, según parece, sin ninguna formación sobre política ni gestión. Se le dio el triunfo sobre una mujer catedrática, Marlinde Manigat, a quien se le ha atribuido, en cambio, ser muy intelectual y no tener ninguna cercanía al pueblo. El día que se dio esta decisión, las calles alrededor de nuestra casa fueron un desborde de alegría. La gente se echó con gozo a las calles para celebrar el triunfo de su candidato. Fue impresionante ver ese desbordamiento de alegría pero con un cierto sentido de inconsciencia. Ahora estamos esperando el día de la toma de posesión del nuevo Presidente para el 14 de mayo.




Mi elección


Desde la periferia de Nairobi, donde actualmente vive, una comboniana peruana cuenta porqué ha decidido emprender el camino misionero y como se está desarrollando la aventura que comenzó cuando aún era niña.

De niña no me gustaba mucho ir a la escuela, prefería quedarme en casa a jugar. Un día, un misionero capuchino de paso en nuestra parroquia nos contó su experiencia en una selva de Perú. Sus narraciones me impactaron hasta tal punto que, al final de una lección, en la que nos había hablado de niños pobres, enfermos, privados de todo consuelo, le dije que quería ser misionera. Padre Bruno me miró amorosamente y me dijo que tendría que estudiar y comprometerme a ser una niña buena, si quería seguir ese camino. Fue un acicate para mi y desde ese día comencé a estudiar más…

A la edad de 15 años no había todavía encontrado una congregación misionera, conocía solo comunidades religiosas que trabajaban en las escuelas y en los hospitales de Lima, mi ciudad. Decidí entonces elegir a las religiosas presentes en mi escuela, pero estas me dijeron que era demasiado joven y que antes tenía que formar parte de un grupo juvenil, tener novio y esperar ¡hasta los 18 años! Quedé muy desilusionada. La religiosa a la que me había confiado le refirió a mi madre mis intenciones, pero mis padres querían para mí un título universitario. No fue un período fácil; me alejé de la Iglesia, pero junto a otros jóvenes universitarios comencé visitar los “pueblos jóvenes” para echar una mano.
En esos años la Iglesia latinoamericana había hecho un cambio radical, había elegido trabajar directamente estando junto a los pobres. Sostenida por la fe de la gente pobre de mi País, regresé a frecuentar la iglesia y a dar una contribución activa en la catequesis juvenil. Fue entonces que encontré primero a los combonianos y a través de ellos a las combonianas. Escuchando sus testimonios de vida misionera me hice su amiga y después de un poco de tiempo, pedí por formar parte de la familia de Comboni. No fue todo fácil, porque los míos no querían, pero con paciencia y perseverancia conseguí convencerles de que este era mi camino.
Finalmente en África
En Ecuador tuve la posibilidad de completar el tiempo de la primera formación, después partí para Inglaterra, donde por dos años estudié misionología. Luego finalmente, la partida para África y, precisamente Kenya. Era realmente feliz. Desde entonces, era el 1992, han pasado muchos años, vivido en diferentes comunidades, entre experiencias y desafíos distintos. Hubo también un tiempo de enfermedad y de un servicio en el campo de la animación misionera y en la pastoral de los migrantes, primero en Perú y luego en España.
En el 2007 regresé a Kenya y desde entonces me encuentro en Kariobangi, en la periferia de Nairobi. En la comunidad somos seis: tres italianas, una española, una ugandesa y una peruana. Yo trabajo en la pastoral juvenil, en la familiar y con las comunidades de base. Además estoy comprometida en llevar adelante dos proyectos: el “Pro-life” (promoción de la vida) y el acompañamiento de las jóvenes comprometidas en la escuela para peluquería y estética.
El segundo proyecto es resultado del primero. En efecto, hemos comenzado con el “Pro-life” para asistir a las chicas- madres, luego hemos comprendido la necesidad de ayudar a estas mujeres en la no fácil empresa de hacerse autosuficientes emocionalmente, socialmente y también económicamente. Es impresionante el compromiso de las mujeres de la comunidad, las condiciones de las chicas que quieren abortar porque tienen problemas familiares, o que han sido echadas a la calle por sus padres arriesgándose a ser violadas. A veces las mismas chicas del proyecto acogen a otras jóvenes en su casa, mientras que, como grupo, buscamos la mejor solución para cada una de ellas.
Las –chicas-madres reciben una formación completa, que toca varios aspectos: humano y espiritual, social, psicológico y sanitario. Este recorrido les da confianza en si mismas y las prepara a ser mujeres capaces de cuidarse a si mismas y del futuro de sus hijos. Queremos que la gente comprenda que tener un hijo fuera del matrimonio no es el fin del mundo y que las chicas pueden continuar y terminar los estudios, o bien participar activamente en uno de nuestros proyectos de promoción humana. Cuando vemos que las jóvenes son responsables, les damos la posibilidad de comenzar una actividad, a través del microcrédito.
Gran parte de los esfuerzos que llevamos adelante como equipo pastoral  se centra en  la educación y la formación en la dignidad y la conciencia del propio valor, porque llegan a nosotros  mujeres y hombres que están profundamente heridos, y por consiguiente les cuesta trabajo interactuar y tener de nuevo confianza en la vida.
Related Posts with Thumbnails